Tefilo. Quién es

(Del libro “la Misión Divina de Jesús” pag. 106 a 114)

     Se siguió con el trabajo señalado hasta que volvió  aparecer otra manifestación impulsada por Jesús. Esta manifestación tuvo lugar en el Pino, que es una casa que tenemos en la montaña desde hace unos treinta años. Esta casa fue construida, tanto por sus dimensiones como por su ubicación, sin que fuéramos conscientes de lo que Jesús había previsto que tendría que hacerse y producirse en ella. Ahora puedo ver que es el segundo Punto de Luz, como continuador  del Punto de Luz especial que es el Centro de Estudios de Ciencias Universales de Barcelona y esto es así como consecuencia de todo lo que se ha realizado y recibido espiritualmente en dicho lugar.

     La manifestación impulsada por Jesús y conducida por el Ser extraterrestre llamado Tefilo tuvo lugar una mañana en que, al levantarme de dormir, me encontré con qué mis energías estaban bloqueadas, porque no podía moverme con naturalidad , como si actuara a cámara lenta, lo que me hacía hablar lento y bajo. No me dolía nada, pero tenía una presión en medio de la frente. La vidente que ese día estaba con el grupo dijo: “Veo a cuatro Seres que rodean a José, le ponen unas cosas en las muñecas, en la cabeza y en la cintura. No parecen Seres Espirituales, porque van vestidos como unos buzos. Uno de ellos le dijo “Estamos intentando preparar a este Ser para que nos deje hablar a través de él, porque ha conseguido unos estados de anulación que intentamos aprovechar, ya que tenemos cosas importantes que decir” La vidente preguntó quienes eran y la respuesta fue: “Somos los seres que llamáis extraterrestres, no tenemos nombres pero, para entendernos puedes llamarme Tefilo”. Esta manifestación se estaba produciendo en los primeros meses de 1987.

     Ahora, después de tiempo transcurrido, podemos deducir que la manifestación y la presencia de este Ser llamado Tefilo, que ha sido promovida por la Misión Divina de Jesús de conducir a TODA la Humanidad hacia niveles superiores de conciencia. Es una acción conjunta y unitaria con la Misión Divina de Jesús, que se ha producido con todo cuanto Tefilo ha tenido que transmitir y actuar a través de mí.

     En un  principio, por tanto, la intención de Tefilo era la de hacerme hablar de acuerdo cono lo que el tenía la responsabilidad de transmitir y esta intención era contestada por mí con una firme oposición. Yo soy responsable de lo que tengo que pensar, creer o decir y en ningún momento deseo ser un instrumento que no sabe lo que hace o dice. Su presión para hacerme hablar y mi negativa consiguiente duraron seis semanas, pero al día siguiente de estas seis semanas la presión fue tan fuerte que me dominó y me hizo hablar. Estaba en el Centro y se estaba grabando lo que se hacía, así que después analicé lo que me hizo decir y pude comprobar que no me había hecho decir  nada que fuera contrario a la Ley Divina ni a las enseñanzas de Jesús. Esta comprobación me hizo bajar la guardia y entonces le pregunté a Tefilo “¿Qué es lo que realmente quieres?” Desde ese momento entramos en un nivel de relación fraterna y lo que me transmitió, por su importancia y por su condición de futuro, hoy lo considero de un gran valor de conocimiento evolutivo para todos los Seres humanos, porque ha representado el comienzo de un trabajo de Amor fraterno unitario.