AGOSTO 🔈

08 de Agosto

08 (Juan Bautista) Yo me sentí penetrado de la misericordia divina cuando vi el hijo del carpintero de Nazaret (puesto que así él se anunció), quien tomó lugar entre mis discípulos.

La luz de la gracia iluminaba su frente y sus labios sonrieron cuando me manifestó su deseo de hablarme a solas.

«La Justicia de Dios, me dijo, se verá honrada en sus decre­tos cuando los hombres sean capaces de darse cuenta de ella.

» La fe será el apoyo de los hombres cuando ella se libre de sus actuales tinieblas y se manifieste llena de promesas.

» El poder de Dios impondrá la adoración cuando ella sea explicada claramente.

» Para hacer apreciar la Justicia de Dios es necesario esta­blecerla sobre su amor, y el amor justificará el dolor. Rechacemos la sombría envoltura de los dogmas y hagamos res­plandecer el amor perfecto del Creador. La justicia es el amor y el amor es la perfección divina. La eternidad del amor hace imposible la eternidad de los sufrimientos. Sin justicia, ¿dónde estaría el amor? Y sin amor, ¿dónde estaría el Padre?

» Prediquemos, pues, el amor, Juan, y honremos la justicia atribuyéndole la resurrección del espíritu hasta su completa purificación» (pg. 72-73)

⬆ AB17.- Lo más útil para ti, ahora (18′)