AGOSTO 🔈

26 de Agosto

26 Sabedlo, hermanos míos, la pura luz de Jesús lo llevaba a estable­cer una creencia basada en la Ley Divina de la asociación fraterna de los Espíritus. Mas no era aún el tiempo de esta elevada demostración, y Jesús tenía que plegarse sólo a los medios que podían consagrar su popularidad. Sabedlo también: Jesús tenía como guía la inspiración de los Espíritus del Señor; pero Jesús llamaba hacia sí la inspiración mediante el esfuerzo de su voluntad, y muchas veces fueron cometidos errores, cuyo recuerdo le impone su memoria, siendo su causa la desviación de su juicio, en circunstancias en que sólo el libre albedrío debe gobernar el Espíritu. Me manifiesto ahora con la alta protección de Dios. En el mundo terrestre también hablaba con la alta protección de Dios. Entre mis dos manifestaciones corren diez y nueve siglos y mi filiación, así como mis palabras, no pueden ser las mismas. (pg.  113)

⬆ AA03.- (3ª parte) Las Energías que emitís y recibís constantemente (10′)