AGOSTO 🔈

25 de Agosto

25 Designando la habitación de mi Padre en el Cielo, presentaba esta imagen con colores que convenían a los hijos de la Tierra de ese tiempo. Hoy ya no podría decir más: “el cielo y el infierno; las puertas del infierno no prevalecerán en contra mía; la muerte es eterna para el pecador…”.

Mas digo en cambio: «Hermanos míos, el Cielo es una designación vaga de la habitación de Dios. El infierno no existe. La muerte es el término de una etapa del Espíritu; las existencias sucesivas alcanzan paulatinamente la purificación en la naturaleza de los Espíritus, a los que la Justicia de Dios da, a todos por igual, una manifestación confusa de la verdad, la cual paso a paso se perfecciona a medida que ellos caminan en la presen­cia del porvenir, por el abandono de los instintos materiales y por la pureza de los deseos.» (pg. 111-112).

⬆ AA02.- (2ª parte) No se trata de saber, decir, o sentir un rato (9′ 10”)