Diario del Caminante 📒

9 de septiembre

Al moverme en armonía con LA LEY DIVINA percibo que instintivamente no doy valor a los aspectos materiales sino que los considero como lugares de ejercitación, de puesta en práctica del conocimiento que Tú, Padre mío, me vas dando, y que yo voy adquiriendo gradualmente.