Diario del Caminante

8 de Marzo

Al razonar LA LEY DIVINA me doy cuenta que al estar controlado por la Ley de Causa y Efecto y por la Ley de Afinidad Vibratoria, lo lógico, lo correcto y lo necesario, es que actúe en concordancia con la Ley, ya que si en algún momento no estoy en armonía con la Ley Divina me estoy perjudicando.