Diario del Caminante

8 de julio

Está claro que LA LEY DIVINA no debo tenerla en mi mente como concepto interesante, sino que debo ajustar todos mis actos en total armonía con la Ley Divina, para que pueda obtener los conocimientos y las experiencias que se derivan de una acción correcta.