Diario del Caminante 📒

8 de septiembre

Compruebo que cuando me muevo en armonía con LA LEY DIVINA y me siento Uno con el Todo, mi trabajo diario en los lugares de acción me resulta fácil, y mi disposición  no varía y se mantiene independiente de las actitudes de mis hermanos que, sean las que sean, me resbalan.