Diario del Caminante 📒

7 de septiembre

Al razonar que para mi provecho evolutivo debo moverme siempre en armonía con LA LEY DIVINA, se forma en mí una valoración que me conduce a “sentir” que soy parte de una Unidad Cósmica y, sin darme cuenta, me aparta de las ataduras materiales que me rodean.