Diario del Caminante

6 de noviembre

El APRENDER es un continuo actuar en armonía con la Ley Divina y esto se produce sin parar, de día y de noche. Lo importante es que sea consciente de esta realidad y me disponga a asumirla, y esto lo consigo cuando me uno a Dios por amor al despertarme por la mañana, y cuando me uno a Él por amor antes de dormir.