Diario del Caminante

4 de noviembre

Voy viendo que el APRENDER, para llegar a estados elevados de unión con Dios, pasa primero por conocer y dominar las energías que están en mi entorno diario y que me pueden producir vibraciones reductoras. La única forma de evitarlo es dominarlas, y para ello debo aprender a amarlas.