Diario del Caminante

31 de Diciembre

Hoy siento una ALEGRÍA diferente, una alegría que me ilumina todo mi Ser y me hace ver que durante todo el año que termina me has estado dando Tu amor, Maestro, y me has conducido gradualmente, con toda Tu Paciencia, para que sea un Instrumento Tuyo efectivo y útil para Tu Misión Divina. Amado Maestro, ¡¡Gracias!!