Diario del Caminante

3 de noviembre

Se ha razonado que el APRENDER correctamente se hace amando y que el Amar es un deber que debo cumplir. Ahora empiezo a notar que “el amar NO es ningún deber”: es MI REALIDAD que empiezo a poner en práctica “sin esfuerzo”, con naturalidad, porque es el impulso que sale de mí.