Diario del Caminante

26 de julio

Como instrumento de Jesús que deseo ser, siento que EL AMOR que debo mover de continuo debo dirigirlo hacia donde hay más necesidad de Él, que es donde hay más ignorancia, donde hay más error, donde hay más dificultad en asimilar la Ley Divina y en tener la esperanza de la Ley.