Diario del Caminante

11 de julio

LA LEY DIVINA es Dios actuando, es el Amor Absoluto en acción, es la máxima humildad o la negación de la personalidad. Entiendo perfectamente, lo deduzco con facilidad, que sólo puedo ser un instrumento de Jesús si muevo mis energías en completa identidad con La Ley Divina.