Diario del Caminante

11 de  octubre

Entonces puedo entender que quien me impulsa para que yo cumpla con LA LEY DIVINA es la energía de Jesús; pero la energía que me llegará y me permitirá que durante el día pueda moverme de acuerdo con la Ley Divina, esta energía es la energía de María. Es un Orden expresado por la Unidad en el Amor.