Diario del Caminante

10 de noviembre

El conocimiento y la práctica de LA LEY DIVINA tiene una dimensión infinita, de manera que yo podré demostrar en mis actos el nivel de armonía que tengo con la Ley y este nivel estará en relación directa con los grados imprescindibles de conocimiento de la Ley que haya conseguido asimilar.